Tipos de marcajes defensivos aplicables a un partido de fútbol

Los marcajes son estrategias que pueden implementar los entrenadores para obtener resultados exitosos en el campo. Aquí podrás conseguir algunas de las más utilizadas para defender efectivamente durante el juego.

La defensa es un principio futbolístico empleado para alejar al rival de la portería. Los marcajes son estrategias fundamentales dentro de esta clase de jugada puesto que su finalidad es reducir la distancia con el adversario. La acción consiste en realizar un hostigamiento controlado al oponente para limitar su capacidad de respuesta. Tal tipo de comportamiento defensivo permite tener un mayor control sobre los espacios libres, aumenta las posibilidades de anotación y disminuye el desgaste físico en los jugadores. Existen diversas modalidades de marcaje que un entrenador puede implementar dependiendo de la dinámica del juego. A continuación, presentamos algunas de las más efectivas:

 

  • Marcaje individual o marcaje al hombre: es cuando el instructor determina que un jugador del equipo se coloque al lado de un oponente y lo persiga en posición frente a frente a lo largo de toda su trayectoria en el campo. En este tipo de marcaje el jugador es libre de realizar la maniobra sin tomar en consideración al resto del equipo u otros actores contrarios. Esto se debe a que tendrán asignadas tácticas diferentes mientras que algunos se concentran en individuos específicos haciendo el marcaje al hombre.
  • Marcaje zonal o marcaje de zona: el director técnico asigna una zona del campo a defender para cada jugador. En este sentido, se realizará el marcaje de los rivales que ingresen a dichas áreas cuidando de no abandonar el lugar anteriormente otorgado. Sin embargo, es importante señalar que la zona es un lugar imaginario flexible. Por lo tanto, la misma se modifica de acuerdo a la posición de la pelota, y, ante todo, en relación a los ofensores que se encuentran en ella. El éxito de su aplicación radica en que se redefinan las zonas realizando cambios de marca, es decir, intercambiando a los atacantes en función de no descuidar el marcaje cuando estos se posicionen en otra zona. 
  • Marcaje defensivo mixto: integra características del marcaje individual y el marcaje de zona. Por ende, el jugador será responsable de un ofensor determinado, dentro de la zona asignada por el entrenador, persiguiéndolo durante una jugada. El marcaje mixto puede ser destinado a una estrategia individual, aunque sus resultados son más exitosos a nivel colectivo.
  • Marcaje combinado: se presenta cuando la defensa de un equipo utiliza diversos tipos de marcaje. Mientras un defensor aplica marcaje al hombre, los demás pueden estar desarrollando un marcaje zonal o mixto. Se emplea principalmente como táctica defensiva fija porque posee la particularidad de desconcertar al equipo contrario. Cuando se utiliza con tiros libres y tiros de esquina suele dar buenos resultados.

 

Lo recomendable es plantear los marcajes de una jugada desde una perspectiva colectiva. No tiene mucho sentido enfocarse en un marcaje específico a menos que se trate de una estrategia de emergencia. El entrenador siempre debe guiar al equipo para que reaccione de manera cooperativa. Si se utilizan métodos muy puristas se corre el riesgo de perder el factor sorpresa en tanto que se puede descubrir la estrategia con facilidad, de modo que se deben introducir varios marcajes defensivos.

Volver
Contenido relacionado