Terapias para futbolistas: el masaje deportivo

El masaje es una técnica milenaria que se ha trasladado al mundo deportivo para brindar beneficios a los futbolistas. Un correcto tratamiento para el cuerpo te permitirá mayor estabilidad y salud.

El masaje es un método que se asocia comúnmente con las prácticas de un spa. Sin embargo, con el paso del tiempo se ha fusionado con la fisioterapia, dando resultados satisfactorios para los atletas que se traducen en elasticidad de los músculos y mejor rendimiento. Uno de los frutos de esta combinación es el masaje deportivo, cuyos beneficios se han visto reflejados en los futbolistas de bajo y alto rendimiento.

Finalidad del masaje deportivo

El objetivo principal de esta técnica terapéutica es preparar las fibras musculares para recibir el impacto del entrenamiento diario o competiciones. El acondicionamiento que se encarga de realizar el masaje deportivo está enfocado en prevenir lesiones, así como aliviar el dolor producido por el esfuerzo físico.


Asimismo, busca la regeneración del tejido, mejorando la irrigación sanguínea y el transporte de nutrientes hacia los músculos. Elimina las toxinas o sustancias químicas de desecho que puedan obstaculizar la recuperación de las zonas implicadas en el ejercicio. De igual modo se empeña en drenar la tensión acumulada en el cuerpo debido al estrés.

Tipos de masaje deportivo

  • Masaje precompetitivo: antes de iniciar una temporada de competencias o entrenamiento fuerte es recomendable realizar una sesión de masaje porque la anatomía va a estar expuesta a un trabajo muy exigente durante un tiempo prolongado. Lo ideal es que se efectúe entre las 5 y 24 horas previas a la actividad. Se debe utilizar una mezcla de alcohol con glicerina para incrementar la temperatura muscular. La técnica está conformada por masajes profundos y vigorosos. El tiempo por grupo muscular es de 5 a 7 minutos. 
  • Masaje poscompetitivo: esta segunda etapa debe realizarse después de que transcurran los primeros 45 minutos después de la actividad, aunque el tiempo se puede extender hasta las 5 horas. Con este masaje se pueden disminuir los efectos causados por las contracturas musculares y las toxinas acumuladas por el exceso de entrenamiento. Durante la ejecución se emplean maniobras como la percusión, las vibraciones suaves y las sacudidas para relajar el cuerpo. El masaje no puede exceder los 10 minutos.
  • Masaje de mantenimiento: los deportistas deben ser asesorados por un profesional para hacer sesiones de masajes que mantengan al cuerpo en buenas condiciones. Lo aconsejable sería realizarlo cada dos semanas, pero podría ser mensual y hasta bimensual dependiendo de los resultados de la evaluación médica. Su aplicación ayuda a disminuir los niveles de fatiga muscular producida por la rutina de ejercicios diarios. El masaje debe estar acompañado por aceites o cremas colocadas sobre las zonas más vulnerables.

La importancia buen masaje

El masaje deportivo puede brindar efectos analgésicos que se perciben de inmediato porque trabaja los grupos de fibras afectadas de manera directa. Los entrenamientos muy intensos causan un estado de tensión que se acumula en los músculos generando una tendencia a sufrir lesiones. Esta terapia diseñada para atletas libera la tensión para que el individuo pueda llevar a cabo sus ejercicios sin limitaciones físicas.

Volver
Contenido relacionado