¿Se debe dejar de entrenar durante las vacaciones de verano?

La intensidad de los entrenamientos, aunado al estrés de la temporada de campeonato, requiere de un descanso especial para renovar el cuerpo y la mente.

Después de haber dado el máximo esfuerzo durante un lapso de tiempo largo, los futbolistas necesitan de unas vacaciones que les ayude a recuperar las fuerzas y la motivación. Sin embargo, el período de descanso suele confundirse con el hecho de no hacer nada. Para un deportista, el receso de las actividades debe estar tan rigurosamente indicado como los entrenamientos, a continuación veremos cómo.

Viaja a un ambiente relajante

El cambio de entorno es uno de los pilares que sostienen el descanso efectivo. El trabajo físico produce estrés psicológico, cuya liberación se logra esparciendo la mente dentro de un ambiente nuevo. Socializar con personas diferentes estimula la generación de endorfinas, puesto que propician el buen humor y la risa.


Los quehaceres diarios disminuyen la posibilidad de conectar con los otros y no existe un mejor escenario para hacerlo que el aire libre. Ir a lugares donde se pueda entrar en contacto con la naturaleza es una terapia que funciona para eliminar tensiones acumuladas. Hacer un camping, disfrutar de un día de playa e incluso la meditación en áreas verdes contribuye a despejar la mente.

Tres actividades vacacionales para futbolistas

  • Practicar un deporte: estar de vacaciones no implica abandonar la actividad física. Las personas que se dedican a un deporte son deportistas a cada hora del día. Para no perder la condición física, se recomienda a los futbolistas a dedicarse a un deporte distinto durante el tiempo libre. Esto es idóneo para quienes tienen un hobby que desean desarrollar sin la presión de las competiciones ni la preocupación del rendimiento en el campo de juego.
  • Entrenamiento con peso: unas semanas antes de reintegrarse al fútbol es recomendable ponerse al día ejecutando una rutina de gimnasio con peso, aunque sea leve. Recuperar el tono muscular ampliará la capacidad de adaptación del cuerpo cuando éste se vea expuesto a trabajos de alta intensidad. De igual manera, se evitarán lesiones al inicio de la temporada porque la anatomía ya se encuentra acondicionada para recibir el impacto del entrenamiento.
  • Cuidar la alimentación: los deportistas también varían su alimentación en el verano, lo cual no es algo perjudicial. El organismo requiere de cambios para poder asimilar sin problemas ciertas comidas que conceden bienestar, aunque no sean las más sanas. La única precaución que se debe tomar es no abusar de las bebidas gaseosas, la comida artificial y aquellas con altos contenidos de grasas nocivas.

Ejercicios de acondicionamiento físico para hacer en casa

Si no se puede ir al gimnasio, es bueno que los futbolistas realicen algunos ejercicios en casa utilizando como resistencia el peso del cuerpo:

  • Sentadillas: colocar los pies tomando de referencia el ancho de los hombros y bajar al máximo haciendo cuatro series de 12 o 15 repeticiones. Otra variación es la sentadilla búlgara que se ejecuta elevando el pie hacia atrás apoyado de un banco. Se pone la pierna restante hacia adelante descendiendo sin sobrepasar la punta del pie 8 o 12 veces.
  • Flexiones: se puede variar la dificultad colocando las manos al frente, hacia afuera o hacia adentro. Asimismo, es posible cambiar las velocidades, combinarlas con saltos y para obtener un poco de peso poner a una persona ligera en la espalda mientras se realizan las repeticiones.

 

Esta propuesta ha sido estructurada tomando como punto de partida a un futbolista de cualquier nivel. Las indicaciones son las mismas para todos, salvo que el deportista sea muy joven o haya experimentado lesiones graves que le impidan realizar sesiones de ejercicio intenso. En ese caso, el jugador tendría que realizar fisioterapia para reponerse correctamente. Aun así, los deportes como la natación o prácticas tranquilas semejantes al yoga no suelen ser contraindicadas.

Volver
Contenido relacionado