Puntos clave para preparar una sesión de entrenamiento

Para organizar una correcta sesión de entrenamieno y que el desarrollo de la misma sea el adecuado, debemos tener en cuenta una serie de elementos fundamenales. Junto con una buena preparación de la sesión, podremos hablar de un entrenamiento completo.

Además de intentar ayudar, entre otras cosas, a los entrenadores y cuerpo técnico con distintas opciones de ejercicios para los entrenamientos, en ocasiones también pretendemos ayudarles con otros aspectos más fundamentales o de perspectivas menos enfocadas al deporte en sí. En este caso, nos centraremos en uno de los apartados básicos para organizar una sesión de entrenamiento. Previamente a la organización de la sesión, debemos tener en cuenta una serie de aspectos primordiales para conseguir desarrollar una sesión con fundamento.


Aspectos clave a tener en cuenta cuando preparamos una sesión de entrenamiento


  • Nombre del ejercicio: aunque parezca una obviedad, es importante definir el ejercicio con un nombre lógico que permita identificar el objetivo general de manera rápida. De esta manera los jugadores empiezan a concentrarse en los ejercicios antes incluso de la explicación del entrenador.


  • Momento de la temporada: para preparar cada sesión, se debe tener en cuenta el momento general de la temporada y las situaciones o circunstancias particulares de cada semana o partido. En función de si estamos al inicio o al final de la temporada, de cómo ha ido la semana anterior, de si tenemos muchas bajas o de si venimos de las vacaciones de Navidad, organizaremos unos tipos de sesión u otros.


  • Temática: al igual que con el nombre del ejercicio, y aunque también sea muy lógico, es bueno diferenciar con claridad los aspectos que ensayaremos en la sesión. Los jugadores deben tener muy claro si están entrenando aspectos técnicos o si han de potenciar la táctica.


  • Jugadores involucrados: debemos saber cuantos jugadores necesitaremos para cada ejercicio y tener opciones de emergencia en el caso de que hayan más bajas de lo previsto en el entrenamiento. Esto ayudará a ser eficiente en cada ejercicio y además la plantilla no percibirá que el entrenador ordena a los jugadores de manera improvisada o aleatoria.


  • Material: saber qué material necesitaremos es otra obviedad para la preparacion de un entrenamiento. Pero al igual que con aspectos anteriores, no podemos improvisar con el material a utilizar ya que perderemos eficiencia en los ejercicios y autoridad y confianza si los jugadores observan de nuevo que el cuerpo técnico está inventando sobre la marcha.


  • Dimensiones: las medidas de los ejercicios preparados para la sesión es otra pieza clave para un correcto desarrollo del entrenamiento. Un ejercicio para mejorar la conducción del balón o para potenciar el pase en largo no puede realizarse en una zona del campo muy pequeña.


  • Partes del entrenamiento: es necesario dividir correctamente la sesión en apartados lógicos para el desarrallo adecuado de la misma. Por lo tanto, es importante separar el calentamiento, la parte principal y el feedback posterior.


  • Objetivos: debemos tener claro los objetivos a potenciar y una clara separación en función del tipo. Para cada ejercicio resaltaremos la existencia o no de objetivos técnicos, tácticos y físicos tanto defensivos como ofensivos y la presencia o no de otros propósitos más concretos que los entrenadores entiendan que también hay que potenciar como el trabajo en equipo o la cohesión del grupo.


  • Descripción: una breve pero clara descripción es esencial para que los jugadores entiendan rápidamente los objetivos de los ejercicios. Los entrenadores deben tener en cuenta que las sesiones son limitadas y no se puede perder excesivamenete el tiempo explicando o preparando demasiado los ejercicios. El cuerpo técnico debe ser capaz de sintetizar la explicación de las tareas para poderlo transmitir así a la plantilla.


  • Carga de trabajo: la formación que tienen los entrenadores sirve, entre otras muchas cosas, para conocer la carga de trabajo a plantear en cada ejercicio. Deben entender y diferenciar la duración, el número de repeticiones, el descanso entre las repeticiones, el número y el descanso entre las series... Este conocimiento vuelve a ser primordial para la eficiencia de los entrenamientos y para que la plantilla vea que el cuerpo ténico tiene conocimientos y no está improvisando.


  • Observaciones: en cada parte o ejercicio debe existir un apartado para tener en cuenta las posibles observaciones o aclaraciones necesarias. Aquí se especificará si es necesario ir cambiando las variantes del ejercicio, los grupos formados, los requisitos para "ganar" los juegos, etc. Estas observaciones ayudarán a los entrenadores a organizar ejercicios más completos y a tener distintas opciones en el caso de que se tengan que variar ciertos aspectos organizativos.


Con estos puntos clave a tener en cuenta para la preparación de las sesiones de entrenamiento, los entrenadores podrán ir organizando con mayor facilidad las semanas de la temporada. Si además el cuerpo técnico prepara una plantilla con todas estas ideas, podrá estructurar eficazmente los sucesivos entrenamientos semanales.

Volver
Contenido relacionado