Pruebas médicas para determinar la aptitud física de los futbolistas

Un área de la prevención de problemas deportivos abarca las pruebas pre entrenamiento. A continuación, mencionamos las más importantes para determinar la aptitud orgánica del atleta.

Cuando una persona se dispone a practicar un deporte es de vital importancia realizar un chequeo médico. La finalidad de este examen es diagnosticar posibles problemas de salud que afecten el rendimiento del futuro atleta. Además, se realiza con el objetivo de proteger la salud del individuo previniendo complicaciones debido a problemas físicos no descubiertos.

En vista de tales razones los jóvenes son sometidos a pruebas específicas que determinan las características fisiológicas de cada cuerpo. Sobre la base de esos resultados es posible estar al tanto acerca de las condiciones generales que permiten al cuerpo enfrentarse a un entrenamiento de alto rendimiento.

Protocolo de exámenes médicos en el fútbol

Estos son los exámenes más comunes:

  • Pruebas de laboratorio: los análisis bioquímicos son muy importantes para saber el estado nutricional del sujeto estudiado. Asimismo, es útil si se desea diagnosticar cualquier enfermedad que no muestre síntomas notorios. Entre estos se incluyen el examen de hematocritos y hemoglobina. El primero se realiza para contar el volumen de glóbulos rojos en la sangre, mientras que el segundo analiza el estado de la proteína responsable de transportar el oxígeno en la sangre. Sucesivamente, se ejecutan pruebas de glucosa para descartar la hipoglucemia (azúcar baja), una condición que puede causar grandes problemas en el futbolista.
  • Exámenes cardiovasculares: los atletas de este deporte involucran el sistema cardiovascular debido al esfuerzo que realizan en actividades como la carrera y el trote por largos periodos de tiempo. Un electrocardiograma es la mejor manera determinar si el funcionamiento del corazón se encuentra en condiciones óptimas. El rango normal de latidos debe ser de 60 a 100 por minuto en reposo y con una frecuencia constante. A este examen lo acompaña la ecocardiografía usada para diagnosticar enfermedades congénitas, arritmias e hipertensión. También se valora la respuesta aeróbica del cuerpo probándolo bajo condiciones de trabajo físico a mediana dificultad.
  • Espirometría y podología: los exámenes respiratorios se llevan a cabo a través de un espirómetro, cuya función es medir la capacidad de los pulmones para expulsar e inhalar aire. De igual modo evalúa el recorrido de los gases que se aspiran desde la atmosfera hasta la circulación sanguínea. Dicho test sirve para evitar las complicaciones por asma, enfisema pulmonar, bronquitis crónica, entre otros padecimientos similares. Por otra parte, los especialistas podólogos revisan la parte del cuerpo que más desgastan los futbolistas: los pies. Los expertos se encargan de revisar los tendones, músculos y huesos involucrados en la actividad para cerciorarse de que están en perfecto funcionamiento.

Resultados finales

Estas son las pruebas que nunca faltan en un examen físico pre entrenamiento. Sin embargo, se pueden incluir otro tipo de revisiones médicas para completar la prueba. En algunos casos los jugadores son remitidos a un otorrino para asegurar el buen estado del líquido contenido en los oídos, responsable del equilibrio. Cabe destacar que, si se detecta una irregularidad en la salud del individuo, no se traduce necesariamente en un factor limitante para practicar la disciplina. A menos que se haya descubierto una enfermedad muy grave, casi todas son tratables. De hecho, el futbol puede ser un factor que mejore los síntomas de muchas patologías.


Es importante destacar que estos exámenes están destinados a público general de fútbol de academias. Para niveles profesionales, exámenes de rendimiento que involucran capacidad pulmonar, presión de sangre, respuesta motora, sudoración, se suma al protocolo de estudio.

Volver
Contenido relacionado