Por qué los jóvenes jugadores dejan el fútbol demasiado pronto?

Existen varios motivos que pueden explicar el abandono temprano de la práctica deportiva por parte de muchos jóvenes futbolistas. La falta de interés, la disminución de la diversión, el aumento de la presión o los propios cambios hormonales justifican en muchas ocasiones la renuncia de muchos niños y niñas de la práctica de su deporte favorito.

Independientemente del nivel en el que nos encontremos o de que parezca que algunos niños y niñas podrán llegar a ser futbolistas de élite o no, lo cierto es que muchos jóvenes jugadores acaban dejando el fútbol o cualquier otra práctica deportiva demasiado pronto. Segun la Encuesta de Hábitos Deportivos de la Población Escolar en España, el porcentaje de la práctica deportiva entre los jóvenes disminuye más de diez puntos porcentuales entre los 6-7 años y los 16-18. Durante la educación primaria, la práctica se mantiene constante incrementándose incluso cuando los niños alcanzan los 10-11 años pero sufre un descenso considerable al iniciarse la educación secundaria.


Como decíamos antes, muchos son los factores que pueden explicar esta tendencia negativa que no solo puede afectar al estado y a la condición física de los más jóvenes sino también a su desarrollo personal. Estos factores son una combinación de una serie de cuestiones culturales, sociales y sistemáticas que provocan la renuncia de la práctica deportiva por parte de los jóvenes en uno de los momentos en los que quizás más podrían beneficiarse de ella. Y como hemos comentado en varias ocasiones, el fútbol mejora la condición física y psíquica, potencia el trabajo en equipo, ayuda a probar el éxito y el fracaso, fomenta la diversión...


Motivos que pueden explicar el abandono de la práctica deportiva

Partiendo de un punto de vista general, podríamos entender mejor esta tendencia reiterativa analizando los siguientes factores:


  • La propia edad: a los 13 años y con el inicio de la secundaria, las tareas escolares sufren una gran transformación y se incrementan tanto en la forma como en el fondo. Además, el actual desarrollo de la tecnología facilita que tengan a su disposición modernos dispositivos que ayudan a que la pérdida de interés por la práctica deportiva sea mayor. Si a esto se le añade que están en el momento en el que padecen un mayor cambio físico y emocional, la tarea de concienciar sobre la importancia del deporte se complica en cierto modo.


  • El coste de ser competitivo: en ciertas ocasiones y según el nivel, muchos jóvenes deben priorizar intereses o ser capaces de enfrentarse a un nivel de presión superior lo que puede implicar a medio plazo que dejen el fútbol. Las elevadas cuotas anuales, el equipamiento o la participación en muchos torneos o eventos implican una inversión en tiempo y dinero que muchas familias no se pueden permitir y que también acaban contribuyendo al abandono o a la reducción de la práctica deportiva.


  • La presión por destacar: a los más jóvenes se les presiona para que se especialicen y alcancen el mayor nivel posible destacando por encima de los demás. Muchas veces nos olvidamos de que el deporte debe ayudar, entre otras cosas, a que los niños entiendan que el fallo o fracaso forma parte del aprendizaje y que aprender a recuperarse es más importante que la propia victoria.


  • Practicar deporte por diversión: si un jugador no destaca lo suficiente, se tiende en ocasiones a incitarle a que busque otras actividades en las que sí podría hacerlo. Por eso es necesario potenciar ambientes deportivos en los que sin olvidar la necesaria competitividad, tengan sitio muchos perfiles distintos.


  • La organización deportiva: la actual organización del sistema deportivo cuando se llega a ciertas edades, tiende a potenciar equipos, jugadores y estructuras cada vez más profesionales y competitivas. El objetivo primordial por las victorias y los resultados permite que la práctica únicamente por diversión se vaya reduciendo.


Por eso es importante que los jóvenes tengan presente desde muy pequeños que la práctica deportiva es una manera de pasárselo bien, fomentando una buena condición física y potenciando una serie de valores fundamentales para el propio deporte y para un desarrollo personal general.

Volver
Contenido relacionado