Los tópicos en el mundo del fútbol

En el deporte en general y en el fútbol en particular, existen una serie de verdades populares que son aceptadas por prácticamente todo el mundo. Parece que muchas de ellas son realmente ciertas pero con la evolución del propio deporte y de la tecnología, podemos observar que no siempre se cumplen.

Dentro de los tópicos que más podemos escuchar en relación al fútbol, podríamos diferenciar entre los clichés "de rueda de prensa" y los estereotipos  más directamente asociados con aspectos científicos como la preparación física por ejemplo. Aunque muchas de estas ideas están muy interiorizadas en todos los protagonistas y en prácticamente cualquier categoría, es bueno analizar brevemente el sentido de cada uno de estos tópicos más conocidos e intentar no caer en la tentación de creer que muestran una verdad irrefutable.


Hay que seguir trabajando: después de cada partido los jugadores y entrenadores suelen decir esta frase. Con poco sentido y muy clásica, esta sentencia carece de valor ya que es innegociable que el equipo siga trabajando al máximo durante la temporada independientemente del resultado anterior.


Vamos a salir a ganar: en las previas de los partidos siempre se puede escuchar esta expresión. Y al igual que la anterior, sería impensable que un equipo no quisiera ganar el partido y no saliese con las máximas ganas posibles. Y en el máximo nivel, aunque en muchas ocasiones los periodistas deberían limitarse a analizar los aspectos deportivos, los futbolistas y entrenadores podrían reducir el uso de este tipo de frases.


Es un sueño hecho realidad: una frase que también se escucha con mucha frecuencia principalmente en las categorías de más nivel, se da cuando un jugador llega nuevo a un club. No sería mejor limitarse a decir que el trabajo será innegociable y que la felicidad por ese nuevo reto es inmensa?


Lo importante es el trabajo del equipo: aunque es una realidad la importancia del beneficio del equipo por encima de cualquier jugador, no es necesaria repetir esta oración una y otra vez. No sería una mala opción que los jugadores pudieran realizar ciertos análisis autocríticos tanto en buenas como en malas actuaciones.


En el fútbol no hay rival pequeño: otro de los tópicos más escuchados en el mundo del fútbol son oraciones parecidas a esta o sentencias del tipo solo con la camiseta no se gana un partido. Desde el respeto siempre se podría aceptar que un equipo es favorito a otro.


El balón no ha querido entrar: cuando un equipo ha tenido muchas ocasiones de gol durante un partido y no ha conseguido materializarlas, podemos escuchar esta frase en muchas ocasiones. Parece más una excusa que otra cosa y tanto para esta situación como para otras es mejor aprender a aceptar la derrota y mejorar la capacidad de autocrítica.


Se corre menos en la segunda que en la primera parte: subjetivamente puede parecer que en el segundo tiempo los jugadores están más cansados, corren menos y en consecuencia puede que jueguen peor. Hay diversos estudios que determinan que realmente se recorre menos distancia en la segunda parte pero esto ocurre porque el tiempo real de juego es menor. 


El partido se ha perdido por tener una menor capacidad física: también está demostrado que la distancia recorrida y la capacidad física de los jugadores durante los partidos depende en mayor medida de la localización del partido y de la situación del marcador. Cuando se juega fuera de casa y ante un rival de alto nivel, se suele correr más y a una mayor intensidad.


La importancia de las rotaciones: para el aspecto mental de los futbolistas se pueden considerar las rotaciones como fundamentales. En cuanto al aspecto físico, en los equipos profesionales no se encuentran diferencias significativas en el rendimiento físico entre periodos más o menos cargados de partidos. El riesgo de lesión aumentará en periodos más cargados per la capacidad física no debería verse afectada.


Los equipos que más corren son mejores: a veces se suele asociar el ser mejor con tener también una condición física superior. Pero está demostrado que los equipos de inferior calidad deben realizar un esfuerzo superior para compensar su falta de técnica o táctica.


Tener más posesión implica tener más opciones de ganar: es cierto que tener un mayor porcentaje de posesión del balón durante un partido implica probablemente tener más ocasiones de realizar jugadas ofensivas y disparos a puerta. Pero está demostrado que la estadística que más explica una victoria es la relación entre los disparos totales y los disparos a puerta. Casi la mitad deberían ir entre los tres palos. Y por lo tanto otras variables como la estrategia o el tipo de alineación pueden afectar más al resultado que la propia posesión del balón.


Con un buen ataque se tienen más opciones de ganar: se podría pensar que como un gran ataque puede garantizar más goles, es desable contar con un buen ataque a potenciar la defensa. Pero en un deporte como el fútbol en el que predominan marcadores cortos, las defensas suelen imponerse a los ataques. Por eso aunque tener un buen nivel ofensivo es fundamental, un buen sistema defensivo es igual o incluso más relevante.












Volver