Los 5 errores más comunes que cometen los entrenadores

Es normal que cualquier entrenador a lo largo de su carrera cometa errores y tome malas decisiones. Sin embargo, hay ciertos errores que son frecuentes para la mayoría de ellos. Indicaremos cuáles serían los errores que se vislumbran con mayor frecuencia.

Una carrera prolija en el ámbito deportivo es una empresa realmente compleja. La misma está repleta de altos y bajo. Además, el rendimiento de un equipo no solo depende de buenas directrices, sino también del ánimo del equipo, condiciones contextuales y la voluntad ante ciertos juegos. Entre los episodios de mayor demanda para un entrenador, suelen cometerse errores de distintas índoles. Pero, hasta los entrenadores más profesionales, llegan a cometer ciertos errores de forma más o menos homogénea. Te presentamos algunos de los errores que los entrenadores suelen cometer con regularidad en la mayoría de los niveles:

1. Instrucciones poco claras

Al momento de enfrentarse a un partido, sea cual sea, debe haber un objetivo concreto y una estrategia previamente planificada. Los jugadores se adaptan a tal modelo y jugarán en función del proyecto estipulado. Si las instrucciones son muy complejas y están abarrotadas por mínimos datos que alteran el estilo de juego, se generará confusión y, sucesivamente, llegará el colapso. La ambigüedad y las instrucciones susceptibles a cambios desmejoran el rendimiento.

2. Dar muchas órdenes en un partido

Muchos entrenadores suelen dar excesiva cantidad de órdenes en medio del partido. Sean reclamos, cambios o asignar nuevas funciones durante el juego. Esto distrae a los jugadores y altera su concentración. Lo importante es que el entrenador dé instrucciones en momentos precisos, que sean claras, simples de entender y que vayan acorde a lo que se ha practicado.

3. Obviar partidos pequeños

Como todo deporte, siempre se establecen prioridades en la medida que van avanzando las temporadas (es decir, apostar por un objetivo en lugar de otro). Esto ocasiona que se le asigne más importancia a un partido y menos a otro. Esto suele ser nefasto en los resultados porque una acción contraria, por ejemplo, perder el partido importante y el de menor categoría también, desequilibra el desempeño general de los jugadores. A pesar de que existan intereses y apremien unos partidos sobre otros, es fundamental que cada juego se le asigne el grado de importancia que merece.

4. Depender del jugador estrella

Es uno de los errores más frecuentes. Cuando se cuenta con una estrella en el equipo, se apuesta por ella en todos los partidos importantes. Como consecuencia, se exige en exceso al jugador. Los resultados de una lesión o su disgusto y su pronta ida, creará un marcado desnivel en el rendimiento colectivo y los resultados se ven perjudicados.

5. Crédito a los jugadores

Todos los deportes, sin excepción, requieren de la presencia de un entrenador. Sin embargo, no toda la responsabilidad o el mérito recae en ellos. Es un crédito compartido que debe ser asumido tanto por los jugadores como el entrenador. Muchos entrenadores se llenan de glorias pasadas o sus propios beneficios, los cuales son altamente perjudiciales para la salud del equipo.

 

Estos son algunos de los errores que suelen verse en diferentes tipos de deportes. El papel del entrenador es determinante. Sin embargo, incluso los personajes más destacados y galardonados caen en estos imperfectos. Precisamente, los consideramos errores que se repiten año tras año en la mayoría de los directores técnicos.

Volver
Contenido relacionado