La comunicación en un equipo de fútbol: las charlas prepartido y el feedback

Una comunicación adecuada del cuerpo técnico con la plantilla es uno de los aspectos básicos para gestionar correctamente el grupo y conseguir los objetivos.

Dentro de las conductas fundamentales para considerar bueno a un entrenador o cuerpo técnico nos encontramos con la comunicación o la capacidad para transmitir de manera apropiadada sus conocimientos e ideas. Como punto de partida, simplemente tendremos en cuenta la comunicación verbal y la no verbal y unos principios básicos para que el mensaje acabe llegando a los jugadores: el contenido, la sencillez, la organización, la repetición y el enfoque del mensaje.


De todos modos, el análisis de este tipo de comunicación a desarrollar por los entrenadores es muy amplio y profundo y en este artículo nos centraremos en las charlas del cuerpo técnico antes, durante y después de los partidos.


Los tipos de charlas a realizar por los entrenadores


  • Las charlas tácticas antes de los partidos: es la primera conversación que el entrenador tendrá con el grupo antes del partido y en la que se tratarán los aspectos estratégicos y tácticos tanto del equipo como del rival. Tiene que ser lo más clara y sencilla posible para analizar las fortalezas y debilidades del equipo contrario y marcar los objetivos para el partido.


  • Las charlas motivacionales antes de los partidos: estas charlas se dan en los momentos previos al partido y su finalidad es estimular a los jugadores para reducir la tensión y motivarles de cara al partido. Esta conversación debe ser real, efectiva y positiva destacando únicamente las fortalezas de nuestros jugadores y obviando los puntos débiles.


  • Las charlas durante el descanso de los partidos: es un conjunto de impresiones y sensaciones a modo de feedback que el entrenador ha observado durante la primera parte del partido. Esta compuesta básicamente por aspectos tácticos pero también motivacionales independientemente del resultado momentáneo del partido. Las indicaciones serán globales para todo el equipo e individuales centrándose en los jugadores que deban mejorar o potenciar ciertos aspectos del juego.


  • Las charlas después de los partidos: esta conversación breve también a modo de feedback, se realiza justo cuando el partido ha finalizado pero no hay un momento estrictamente adecuado para desarrollarla ya que puede depender en gran medida del resultado y las sensaciones del partido. Sin embargo siempre es bueno realizar un breve resumen del partido porque probablemente será el punto de partida para la charla más tranquila, extensa y profunda al inicio del próximo entrenamiento.



Lógicamente el grado de eficacia de estas conversaciones depende de muchos factores como por ejemplo, las capacidades y habilidades personales de los entrenadores. Sin embargo, teniendo en cuenta las pautas anteriores y tratando de ser empático, constructivo y flexible comprendiendo también a los jugadores, los entrenadores pueden ir mejorando este aspecto esencial para la transmisión de sus conocimientos y la formación personal de sus jugadores.


Volver
Contenido relacionado