Indicaciones de seguridad para el fútbol base

El fútbol es un deporte que aparenta ser inofensivo, pero se ha comprobado que los jóvenes deportistas están expuestos a ciertos daños que se pueden evitar.

La mayoría de los jóvenes e infantes desean aprender fútbol porque es un deporte dinámico y entretenido. Además, los padres han visto en él la oportunidad de que sus hijos se desarrollen dentro de un entorno seguro. Pero este oficio también conlleva un margen de peligro porque es una actividad en la cual se propicia el contacto físico con el otro. En este sentido las lesiones son muy frecuentes. Por tanto, la seguridad es un factor que se debe atender.

Importancia de la seguridad en el campo de fútbol

La gente está tan empapada de los juegos que se transmiten por televisión que las lesiones parecer ser una cuestión de poca monta. Esto se debe a que los daños más comunes que suelen presentar los futbolistas son leves. El primer lugar lo ocupa el esguince de tobillo, al cual le siguen las distenciones en los gemelos o las isquiotibiales, desgarros en los ligamentos de las rodillas y la ingle, la tendinitis, y lesiones en cartílagos.

Ahora bien, existe el riesgo de padecer otras condiciones con repercusiones graves producto de los choques entre compañeros, caídas a gran velocidad e impactos con el balón. Entre ellas están los traumatismos óseos como las fracturas y las fisuras, ante todo en las extremidades. Otro grupo se localiza en el área de la cabeza, a la cual corresponden las contusiones craneoencefálicas que pueden causar tanto convulsiones como desmayos.

Recomendaciones de protección individual

  • Zapatillas de fútbol: seleccionar unas con suela fabricada en goma puede evitar caídas riesgosas, pues poseen un buen agarre sin adherir excesivamente el pie a la superficie. Los zapatos de clavos sólo se deben utilizar cuando el futbolista practique en terrenos húmedos, fangosos o con césped alto. Aunado a ello, es preciso buscar la talla adecuada y fijarlos bien mediante las agujetas para que el pie no se doble durante el juego.
  • Espinilleras: los daños en la zona baja de la pierna se asocian al mal uso, o la ausencia, de espinilleras. Las adecuadas sujetan con presión suave el ancho de la canilla, se ajustan al tobillo y terminan después de la rodilla. Algo que puede ayudar a elegir las correctas es llevar las medias a la hora de comprarlas para asegurarte de que encajan bien.
  • Otros protectores importantes: aunque muchos futbolistas no los usen, los protectores bucales constituyen una herramienta indispensable pues evitan fracturas en la mandíbula, roturas de dientes, labios y lengua. Para los arqueros, es requisito que utilicen camisetas de manga larga en combinación con pantalones preferiblemente largos para evadir quemaduras por el roce de la pelota.

Previsiones antes de iniciar el juego

  • Revisar el campo es una tarea imprescindible para determinar si es seguro para jugar. Se debe buscar cualquier indicio de que exista algún objeto punzante, agujero o cualquier irregularidad que represente un riesgo para los futbolistas.
  • Rociar con agua es una operación que se practica siempre en el fútbol profesional y las ligas menores también comienzan a practicarlo.
  • Dedicar un tiempo al calentamiento haciendo saltos y carreras para irrigar sangre a los músculos disminuirá los accidentes. Incluir estiramientos a lo largo de esta fase preparará a los ligamentos haciéndolos más resistentes al esfuerzo físico.
  • Algunos jugadores han sufrido lesiones leves porque las redes de la portería caen sobre ellos o se enredan con ellas. Una manera de prevenirlo es inspeccionando el estado de los tubos que la componen, los cuales deben tener almohadillas y estar anclados en la tierra.

 

A las recomendaciones expuestas se debe añadir que el equipo siempre tiene que disponer de un botiquín de primeros auxilios. La educación acerca de cómo actuar ante las lesiones comunes resulta igual de importante. Adicionalmente, es conveniente contar con un médico de cabecera que pueda llegar rápido al lugar de una emergencia. Mantener una buena hidratación y evitar el uso de piercings o zarcillos ayudará a crear un ambiente seguro.

Volver
Contenido relacionado