Ideas para motivar a un equipo con una dinámica de resultados negativa

Cuando los resultados no son los que un equipo desearía, el entrenador tiene a su disposición una oportunidad para transmitir ciertos valores y unos hábitos con los que revertir la situación.

Durante la temporada, y por diferentes motivos, un equipo puede pasar por una situación que lógicamente no es la deseable ni para los jugadores ni para los miembros del cuerpo técnico. Los resultados pueden ser negativos o muy justos quizás porque el juego realizado es relativamente bueno pero no se tiene eficacia de cara a portería. Quizás es el rival el que marca con cierta facilidad generando muy pocas ocasiones. Las lesiones también pueden estar afectando al rendimiento o a la motivación del equipo e incluso el grupo puede no estar mostrando un juego que pueda considerarse como bueno. Ante los principales problemas del equipo, también puede aparecer los problemas asociados directamente con el entrenador o el cuerpo técnico como pueden ser no realizar las sesiones correctamente o no hacer los cambios durante los partidos en los momentos adecuados.


Pero partiendo de la base de que el cuerpo técnico está realizando su labor de la mejor manera posible, en situaciones y momentos complicados tiene la oportunidad de enseñar valores y conductas asociados a estas circunstancias negativas como el sacrificio y el esfuerzo en mayor medida, la constancia, el no derrumbarse o el saber que las cosas realmente más importantes implican mayor trabajo y dedicación. El entrenador tiene además diferentes opciones para motivar al equipo y junto con la oportunidad anterior, puede ser una muy buena formación para sus jugadores que una vez superada esta situación desfavorable valorarán mucho más lo que tienen o pueden llegar a tener.


Ideas para motivar al equipo en momentos difíciles

Como hemos dicho en más de una ocasión, hay muchas conductas distintas para conseguir un objetivo concreto, pero si se tienen en cuenta unas ideas básicas, puede ser más fácil empezar a solucionar el problema o saber la dirección que se quiere tomar. Para aumentar la motivación de un equipo que no está pasando por su mejor momento, podríamos citar los siguientes consejos a tener en cuenta:


  • la derrota se analiza pero se olvida: es necesario analizar los motivos por los que se ha perdido un partido para aprender pero inmediatamente después olvidar esa derrota y seguir para adelante. 
  • los errores se revisan pero también se resaltan los aspectos positivos: siguiendo con la idea anterior, los errores en entrenamientos o partidos se deben revisar para seguir mejorando pero nunca se pueden olvidar los aspectos positivos. Esto provocará que los jugadores siempre tengan motivos para seguir motivados.
  • la dinámica generada por el cuerpo técnico ha de ser positiva independientemente de los resultados: las victorias y las buenas sensaciones tardarán más o menos en llegar pero siempre acabarán apareciendo. Por eso es básico que una mala situación no afecte al modo de proceder del cuerpo técnico.
  • actividades extra en entrenamientos y fuera de las instalaciones: durante los entrenamientos de la semana o incluso el fin de semana fuera de las instalaciones del club, pueden idearse ciertas actividades que generen sensaciones positivas en una dinámica de grupo que luego puede que se traslade al terreno de juego.



Además de los motivos que hemos comentado anteriormente para explicar el mal momento de un equipo, también puede darse que un equipo tenga dificultades o problemas en los aspectos técnicos más básicos. Aquí es cuando las victorias tienen menos importancia y por eso el entrenador ha de saber manejar estas situaciones y conseguir mantener motivados a sus jugadores. Seguro que con las ideas básicas que hemos analizado y con entrenamientos divertidos, cualquier entrenador es capaz de hacerlo.




Volver
Contenido relacionado