Fútbol: ¿por qué estirar es tan importante?

Desarrollar una rutina de estiramientos mejora la fuerza y la resistencia del jugador a la vez que ayuda a prevenir posibles lesiones.

Por:: María P. - Spond
Última actualización: 2018-11-19T07:00:15.0000000+00:00

Una rutina de estiramientos adecuada permite a los futbolistas trabajar la fuerza muscular y mejorar la resistencia, además de reducir el impacto del desgaste físico de los constantes entrenamientos y partidos. Normalmente se le dedican unos quince minutos antes y después de jugar, pero, ¿se sabe realmente hasta qué punto estos ejercicios son importantes?


Las dinámicas de estiramiento deben ser tomadas muy en serio, ya que son tan fundamentales como todas las demás partes del entrenamiento. Los beneficios de estirar son muchos: al preparar los músculos debidamente mejora el rendimiento deportivo, el riesgo de lesiones disminuye y las articulaciones pueden aprovechar bien su rango de movimiento, ya que los músculos trabajan de manera más eficaz.


Así pues, el estiramiento diario es la única forma de mantener los músculos al cien por cien de su capacidad, fuertes y flexibles. Y esto es algo muy importante a tener en cuenta, ya que el fútbol es uno de los deportes con mayor riesgo de lesiones, debido a la naturaleza repetitiva de sus movimientos. Sin estirar, los músculos corren riesgo de tensarse y acortarse y, por tanto, de dañarse con más facilidad.


De esta manera, para aumentar la fuerza y la flexibilidad muscular, es recomendable practicar estiramientos todos los días. Fortalecer los músculos requiere un trabajo constante, ya que las mejoras no ocurren de la noche a la mañana. De forma general, podemos dividir los estiramientos en dos tipos: estáticos y dinámicos.


Los estiramientos estáticos son aquellos que se suelen realizar tras finalizar la actividad física. En este tipo de estiramientos, es importante realizar los ejercicios lentamente y manteniendo siempre el control del movimiento, sin rebotes, en lapsos de treinta a sesenta segundos. Es importante recalcar que el movimiento debe llevarse hasta un punto de tensión leve y nunca hasta uno de dolor. Estos estiramientos no deben hacerse antes de entrenar, pues al estar los músculos en frío se corre riesgo alto de lesión.


Por el contrario, los estiramientos dinámicos son aquellos que se realizan antes de entrenar, como calentamiento para preparar los músculos para la sesión. Estos estiramientos comprenden ejercicios aérobicos; tales como correr y saltar. El objetivo con estos es aumentar la frecuencia cardíaca para así permitir que la sangre riegue bien los músculos y prepararlos para la acción.


Esperamos que este artículo te haga reflexionar sobre tus rutinas de estiramiento actuales y dediques unos minutos a revisarlas y, si es necesario, mejorarlas e incluso innovar. Una buena dinámica de estiramientos se verá reflejada en la salud, el rendimiento y el éxito del equipo. 

Volver
Contenido relacionado