Estilos de entrenamiento en el fútbol base

Los tipos de formación o los métodos que los entrenadores utilizan para enseñar a sus jugadores pueden ser muy variados y la clave para transmitir más y mejor conocimiento estará en la capacidad del entrenador para poner en práctica varios de estos métodos al mismo tiempo.

El método que utiliza cada entrenador para formar a sus jugadores se puede relacionar con la forma individual que tiene cada uno de ellos para gestionar la plantilla, con sus propias habilidades y aptitudes personales y que junto con la relación con los jugadores derminan un tipo específico de proceso de formación y aprendizaje. 


Podríamos hablar de dos tipos de enseñanza: la basada en métodos tradicionales y el estilo basado en el descubrimiento. Los métodos tradicionales suelen ser menos flexibles y el aprendizaje se logra principalmente a base de potenciar la imitación de una tarea o ejercicio en concreto y se caracterizan porque el entrenador transmite conocimientos ya consolidados. Por lo tanto, son estilos directos y de alguna manera autoritarios. Los estilos no tradicionales o que buscan el descubrimiento por parte del jugador, determinan formas más flexibles en las que los jugadores tienen más libertad en la toma de decisiones y autonomía y probablemente también tengan una motivación mayor al realizar los ejercicios. Estos métodos, por lo tanto, se caracterizan por buscar la creatividad de los jugadores mientras van aprendiendo y descubriendo con la orientación y el consejo del entrenador y de los miembros del cuerpo técnico.


Dentro de la diferenciación de estilos y junto con lo que acabamos de ver, podríamos comentar varios tipos o métodos que pueden utilizar los entrenadores para transmitir sus conocimientos con el objetivo de formar a sus jugadores. Y aunque estos deberán saber desenvolverse en cada uno de los estilos, también deben ser conscientes que cada uno de ellos se diferenciará por el grado de razonamiento y la capacidad en la toma de decisiones por parte de los jugadores. El tipo de relación entre entrenador y jugador también variará entre un estilo y otro. Conocer los distintos métodos ayudará al entrenador a saber qué modelo es el más adecuado a potenciar en ciertos momentos después de una necesaria evaluación inicial de todos los condicionantes.


Autoridad directa

El entrenador transmite órdenes que los jugadores cumplen sin demasiada implicación ya que la repetición sistemática de los ejercicios provoca la disminución de la iniciativa. Puede ser un método apropiado en ciertos momentos para equipos muy jóvenes de las primeras categorías del fútbol base.

La práctica individualizada

En este estilo, el aprendizaje es en cierta manera más individual en función de las habilidades y capacidades del futbolista. En ejercicios individuales o en grupos reducidos, los jugadores tienen la opción de tomar más decisiones durante la realización del ejercicio. El entrenador decidirá antes y después del ejercicio pero intentará que los jugadores puedan tener cierta iniciativa durante la tarea para aprender cuál es la mejor decisión en cada momento.

Estilo participativo

Los entrenadores pueden dar la oportunidad a sus jugadores de aprender de otra manera, dándoles tareas de observación o análisis. Una vez finalizados los ejercicios, los jugadores pueden realizar comentarios o transmitir sus impresiones en relación al ejercicio o a la manera en la que lo ha hecho un compañero. Normalmente por parejas, esta manera de aprender puede implicar un aprendizaje más rico y una mayor participación de los jugadores.

Autovaloración

La propia evaluación de jugador sobre uno mismo en relación a si un ejercicio se ha hecho bien o mal también puede ayudar en el proceso de aprendizaje. Además de mejorar la capacidad de autocrítica y de la iniciativa, la sensación de cierta libertad en la realización de algunos ejercicios puede ayudar a mantener o incrementar la motivación.

Descubrimiento guiado

Mientras se realizan las tareas, los jugadores irán descubriendo la solución o conjunto de soluciones que les permitirán alcanzar los objetivos del ejercicio. El entrenador decide el ejercicio y los objetivos pero serán los jugadores con sus preguntas los que buscarán la posible solución que luego intentarán poner en práctica.


Los entrenadores potenciarán unos métodos u otros dentro de los distintos estilos de enseñanza pero deberán conocer cada uno de ellos para utilizar los más adecuados en función de los objetivos perseguidos. Además, la utilización de uno u otro implicará un aprendizaje más o menos signficativo por parte de los jugadores ya que cada estilo tendrá aspectos positivos y otros no tanto por lo que es deseable una combinación de cada uno de los métodos pero potenciando siempre que el jugador piense y pueda tomar decisiones.


Volver
Contenido relacionado