Ejercicios para mejorar las transiciones rápidas en el fútbol

Como hemos dicho en anteriores ocasiones, los equipos que tienen diferentes soluciones y alternativas estratégicas para los partidos o para solventar distintas situaciones, serán plantillas más completas con una mayor facilidad para cumplir los objetivos. En este artículo veremos cómo pueden los equipos potenciar las transiciones y de esta manera tener varias alternativas.

En función de la organización de los clubs o asociaciones deportivas, puede ocurrir que los entrenadores tengan una serie de premisas u objetivos que cumplir siguiendo la manera de entender el fútbol que tiene el club. A su vez, los miembros del cuerpo técnico también puede tener otras ideas parecidas o no en cuanto a las mejores opciones estratégicas que tiene un equipo de fútbol.


Independientemente de lo anterior, si un equipo es capaz de dominar diferentes alternativas estratégicas o formativas, será mucho más complicado de batir. Si una plantilla puede adaptarse a los diferentes momentos del partido y de la temporada adaptando en cierta manera su estilo de juego, se convertirá en un equipo muy completo y con opciones serias de cumplir todos los objetivos. En ese sentido, veremos a continuación varios ejercicios a realizar en los entrenamientos que ayudarán a potenciar las transiciones rápidas entre defensa y ataque. Esta opción de empezar las jugadas ofensivas de nuestro equipo podrá gustar más o menos pero es muy aconsejable tenerla en mente y practicarla para poder aprovecharla en partidos en los que quizás el equipo se está sintiendo más presionado y apretado de lo normal.


Ejercicios para mejorar las transiciones defensa - ataque


  • Ejercicio 1: para el primer ejercicio se formarán dos equipos de ocho jugadores cada uno más un comodín ofensivo (8x8+1). Utilizando medio campo de F11, un equipo intentará mantener la posesión de la pelota hasta conseguir ocho pases. Si el equipo contrario consigue robar el balón, realizará un ataque directo rápidamente a la portería que se encuentre más lejos en el momento del robo.


  • Ejercicio 2: en este ejercicio se trabajarán las transiciones en contraataque desde una zona relativamente pequeña a un espacio mayor. Para ello, se formarán dos equipos de seis jugadores cada uno (6x6) que se situarán en la zona reducida con cuatro porterías. Cada equipo atacará dos porterías y defenderá las otras dos y cuando uno de los equipos recupere el balón, saldrá lo más rápido posible hacia el campo grande mientras el otro intentará defender el contragolpe.


  • Ejercicio 3: para trabajar las transiciones defensivas, podemos organizar ataques con superioridad. Primero atacarán tres centrocampistas y un delantero contra tres defensores (4x3) que realizarán movimientos de basculación ante la inferioridad numérica. Si consiguen recuperar el balón, podrán realizar un ataque junto con tres jugadores nuevos (6x4).


  • Ejercicio 4: el mantenimiento del balón más transiciones rápidas puede ser otro buen ejercicio para practicar este tipo de acciones. Dos equipos formados por cinco jugadores cada uno más dos comodines ofensivos (5x5+2) se sitúan en una zona reducida dividida en dos partes. En una zona, uno de los equipos intenta mantener el balón hasta que consigue dar un número mínimo de pases. Cuando lo haga, se realizará una transición a la zona del equipo rival para atacar rápidamente. Si el equipo que está defendiendo consigue robar antes el balón, deberá disparar inmediatamente a portería.



Volver
Contenido relacionado