Ejercicios para mejorar la posesión en el fútbol

Siguiendo con la idea de ayudar a los entrenadores, veremos a continuación una de serie de ejercicios para potenciar uno de los pilares fundamentales en el desarrollo del juego: la posesión.

Podríamos hablar de la posesión como uno de los principios básicos para desarrollar el juego ofensivo de un equipo. En este sentido, el equipo que tiene el dominio del balón debe saber tenerlo y entender para qué motivo porque en función de las distintas situaciones del juego, la posesión de la pelota buscará alguno los siguientes objetivos: mantener un resultado o el propio balón para ir progresando en el campo; recobrar la energía perdida; generar espacios interiores o por las bandas; provocar agotamiento en los rivales...


Mucha gente entiende la posesión como la herramienta o la base para desarrollar un buen juego ya que para que sea efectiva también tienen que estar presente otros principios futbolísticos como por ejemplo los movimientos de apoyo y desmarque. Sin embargo, y como acabamos de comentar, la posesión sin profundidad pierde eficacia y puede acabar siendo contraproducente para la búsqueda del gol, principal objetivo que debería tener cualquier sistema o modelo táctico de juego.


Y siguiendo con la idea de anteriores artículos, en los que intentamos proporcionar a los entrenadores más opciones y ejercicios para mejorar otros aspectos del juego, veremos varios ejercicios que ayudarán a perfeccionar la capacidad de poseer el balón de un equipo de fútbol.


Ejercicios para estimular la posesión


  • Posesión en zona reducida con comodines: creamos una zona de aproximadamente una cuarta parte del campo. Colocaremos dentro del cuadrado a dos equipos formados por tres jugadores cada uno y con dos comodines ofensivos. El equipo que tenga el balón, se situará cerca de los límites del cuadrado dejando a lo comodines las lineas de pase interiores. El objetivo será mantener la posesión el máximo tiempo posible pero intentando que haya cierta progresión de un lado hacia el otro, limitando en ocasiones el número de toques por jugador, aumentando la superficie de juego...


  • Cambios de orientación: divimos una parte del campo en 3 zonas que serán ocupadas por dos jugadores ofensivos y uno defensivo en cada una de ellas. El objetivo es realizar cambios de orientación con la necesidad de que el balón pase por ambas bandas mientras los defensores presionan en sus zonas a los atacantes de las mismas.


  • Maniobra y pase: creamos una zona formando un cuadrado con conos. En el interior se colocarán dos jugadores y en paralelo fuera del cuadrado otros dos. El objetivo del jugador ofensivo que está situado en el interior del cuadrado será combinar con el jugador del lado contrario del que recibió el balón mientras el defensor presiona para robar la pelota.


  • Posesión con incorporación y superioridad: dos equipos formados por dos defensas, un centrocampista, un medio en cada banda y un delantero cada uno (6) se colocan en el campo. El objetivo del ejercicio es ir logrando superioridad mediante incorporaciones en las zonas de ataque una vez el balón haya superado esa zona. Se crearán superioridades 2x1 en defensa y en el centro del campo y 3x1 en la zona de remate. Cuando acabe la jugada, los jugadores irán rotando de posición.
Volver
Contenido relacionado