Ejercicios indispensables para entrenar a un portero

Entrenadores de ligas juveniles especializados recomiendan estos ejercicios para mejorar las habilidades del portero. Una forma novedosa de realizar la rutina diaria potenciará el rendimiento de este importante jugador.

El trabajo del portero es el que posee mayor complejidad en el campo de juego. Esto se debe a que tiene que desempeñar diversas tareas simultáneamente. Su función dentro de la dinámica del equipo integra acciones ofensivas, defensivas y, por supuesto, la toma de decisiones acertadas en lapsos de milisegundos. Este aparataje de aptitudes se puede alcanzar incluyendo estos ejercicios que abarcan estas cualidades:


Ejercicios de posición y posicionamiento

Trabajar estas dos modalidades es la base de todo buen entrenamiento, puesto que son actividades que determinan el resultado de un partido. La manera más simple de explicar este punto es mediante un par de interrogantes principales. La posición responde a la pregunta: ¿cómo me coloco? Y en cuanto a posicionamiento: ¿dónde me coloco? Y este es el ejercicio que proponemos:

 

- Entrenamiento con muñeco inflable: lo primero será colocar el muñeco inflable a unos dos metros de la portería. Luego una persona deberá lanzar una pelota de tenis para que el portero practique el desvió de puños. Tras hacer esto, otro pateará el balón de futbol para obligarlo a hacer una intervención rodeando al muñeco.

 

Ejercicios de lectura defensiva y toma de decisiones

Las estrategias de juego pueden estar predeterminadas por los entrenadores. Pero, el portero debe estar preparado para tomar decisiones inesperadas. Es por esto que necesita desarrollar un sexto sentido que tiene que ver con la capacidad de procesar rápidamente las tácticas ofensivas de otros jugadores. En este sentido podrá tomar determinaciones exitosas y aquí presentamos un modo de aprenderlo:

 

- Entrenamiento con doble ofensiva: inicia con un saque de puerta raso propinado con el pie a otro jugador que está parado en la esquina del área. El que lo recibe se dirigirá hasta la línea de fondo para después hacer un pase que llegue a la posición de penalti, desde donde intentará hacer un gol. Simultáneamente, el entrenador lanza el balón a un compañero (que lo estará esperando entre el punto de penalti y el área pequeña) quien dará un cabezazo hacia la portería.

 

Ejercicios de velocidad

El portero debe tener unos reflejos muy agudos que le permitan reaccionar ante cualquier peligro de gol. El ejercicio que presentamos a continuación tiene como finalidad aminorar el tiempo de respuesta poniendo al jugador en una situación que lo lleve hacer desplazamientos rápidos.

 

- Entrenamiento de bloqueo: el portero se debe colocar detrás de un objeto que bloquee su visión. Un compañero ubicado atrás de la portería lanza el balón al entrenador quien propiciará una reacción en el portero tras desviar la pelota. Luego el portero se desplazará a otra portería para recibir un balón que modificará su trayectoria pasando por una rampa. Por último, el portero tendrá que posicionarse de nuevo para bloquear un lanzamiento lateral.

 

Los ejercicios descritos son los tres pilares que sostienen un entrenamiento de porteros efectivo en tanto que enseñan la postura con respecto al balón, la lectura de cada jugada y la velocidad en la reacción. Estas destrezas fundamentales se adquirirán con la práctica disciplinada en compañía de todo el equipo. En varios centros de entrenamiento, escuelas, incluso en clubes europeos de renombre estos ejercicios son practicados con mucha frecuencia. Estimulan los reflejos de los porteros y ayudan con la toma de decisiones.

Volver
Contenido relacionado