¿Decrece el rendimiento de los futbolistas jóvenes?

La juventud no siempre es sinónimo de un mejor rendimiento. Existen factores que pueden mermar esta capacidad si no son atendidos en el momento preciso.

¿Qué es el rendimiento?

Es el resultado de la conjugación de varias destrezas y condiciones en la conformación del atleta. Diversos aspectos son tomados en cuenta para medir el rendimiento como la capacidad pulmonar, la velocidad, la potencia, entre otros. Pero, básicamente, se toman en consideración la eficiencia de parámetros físicos y mentales que cristalizan en el performance del jugador.

Una preocupación para los directores técnicos es el rendimiento de los jugadores. Esta figura como la problemática más investigada por la comunidad científica deportiva porque sus avances han optimizado la actuación de los futbolistas. Dentro de las preguntas más frecuentes está si los atletas jóvenes podrían presentar algún descenso en su rendimiento.

Factores que pueden influir en la disminución del rendimiento

  • Exceso en el enfoque competitivo: cuando los jugadores jóvenes empiezan a mostrar un rendimiento óptimo los entrenadores suelen enfocarse en la competición. Esta desviación puede acarrear un descenso importante en las destrezas técnicas porque el futbolista se encuentra absorbido por el estrés de ganar en lugar de desarrollar su experticia.
  • Situaciones contextuales: tanto el entorno familiar y sus posibilidades económicas, como las relaciones personales dentro del equipo impactan el rendimiento del atleta. En ocasiones se presentan problemas tácticos o estratégicos en el campo a causa de la mala comunicación en el grupo. Asimismo, el futbolista puede manifestar desmotivación si no recibe apoyo de sus padres o no posee la capacidad monetaria para enfrentar gastos deportivos.
  • Condiciones físicas limitantes: muchas condiciones médicas permanecen ocultas hasta que el individuo empieza a poner a prueba su cuerpo con la práctica atlética con exigencias límites. Algunos síntomas pueden ser la tendencia a sufrir lesiones de manera frecuente, desmayos, descompensaciones, descenso de tensión, inconvenientes respiratorios, dificultad para corregir la postura, etc.

Causas derivadas del entrenamiento cotidiano

Los ejercicios diarios realizados por los instructores también pueden generar efectos adversos con respecto al rendimiento. El sobre entrenamiento es una de las causas habituales de fatiga y lesiones graves en el campo. Los músculos trabajan de forma excesiva, tensionando las fibras hasta romperlas o inflamarlas. Esto produce dolores que pueden impedir el buen desempeño durante las actividades deportivas.


De igual manera, las prácticas deben ser modificadas semanalmente para evitar que el cuerpo se acostumbre a un tipo de esfuerzo específico. Los entrenamientos repetitivos conllevan un descenso en el rendimiento en tanto que el organismo no supera su récord anterior. En este sentido el atleta se estanca en su desarrollo profesional ejecutando las habilidades básicas sin posibilidad de mejorarlas.

¿Los jóvenes pierden rendimiento?

Como se ha expuesto, los jóvenes futbolistas si tienen la posibilidad de disminuir su rendimiento. A pesar de que se encuentran en la etapa más productiva de su carrera, existen aspectos que pueden sabotear su trabajo. La dificultad de llevar al atleta a dar lo máximo de sí es equilibrar todas las áreas de su vida como persona y deportista. Cada una de ellas forman un individuo capaz de cumplir con los objetivos propuestos. Es tarea del entrenador estar atento a las señales de alarma que indiquen las causas probables del deterioro en el performance.

Volver
Contenido relacionado