¿Cuánto entrenamiento es demasiado entrenamiento?

El cuerpo tiene un límite de capacidad para resistir el ejercicio físico de la naturaleza que sea. Por ello, hay que ser muy precavidos cuando se sobrepasa tal cifra. Discutiremos cuándo mucho ejercicio se convierte en exceso de ejercicio.

Es difícil establecer un acuerdo entre médicos y fisioterapeutas para decir hasta qué punto se puede decir que hay demasiado ejercicio en una persona. Tradicionalmente se recomienda que no se exceda más de 4 días de ejercicios a la semana empleado en varias series. Sin embargo, estudios más recientes han propuesto nuevamente algunas bases sobre el ejercicio en la actividad cotidiana. Existen muchas posiciones encontradas en esta materia, pero, según investigaciones realizadas por cardiólogos y especialistas recomiendan que 140 minutos de ejercicio a la semana sean el límite que las personas deberían proponerse. Superar este número solo debe hacerse cuando existen ejercicios de sesiones moderadas, en condiciones climáticas adecuadas y con la indumentaria especial para cada ejercicio.


La cantidad de tiempo puede variar. No es un número taxativo. También se recomienda que pueda llevarse a 150 minutos para cualquier tipo de deporte si existen entrenamientos regulares por parte de los atletas y deportistas. No obstante, podría extenderse a 300 minutos si existen sesiones de ejercicios pausados y con periodizaciones más lentas.

¿Qué consecuencias podrían acarrear el exceso de ejercicio?

Estos números se basan en las investigaciones del profesor Sanjay Sharma de Reino Unido. El médico afirma que ha encontrado numerosos casos de cicatrices en el corazón y arterias cubiertas para aquellas personas que se dedican a maratones y ejercicios en exceso. Oscilando entre un 15% de los casos que ha revisado. Incluso, muchas otras investigaciones han demostrado que desgarres musculares, entumecimientos, deshidratación y aumento de la presión arterial son otras de las consecuencias que trae una práctica poco efectiva de los ejercicios. Justamente, demasiado ejercicio podría tener severas consecuencias.


Muchas personas piensan que entrenar más es sinónimo de mejor rendimiento. Esta es una gran falacia. Lo cierto es que se recomiendan descansos intermedios entre los días de entrenamiento para restituir la condición física básica que demanda el cuerpo. Incluso, pequeños descansos entre una sesión de ejercicios y otra alivia tensiones y relaja los músculos.

¿Qué aplicaría entonces para los deportistas profesionales?

Evidentemente, ellos siguen tipos de entrenamientos completamente diferentes especializados en cada una de sus disciplinas.

Tomando en cuenta que los atletas profesionales se entrenan día tras día como una rutina fija para el ejercicio de sus condiciones, con el tiempo desarrollan mayor resistencia. Por ende, el profesional tiene la capacidad de resistir mayor cantidad de tiempo en ejercicio (por ejemplo, llegar a las jornadas de 300 minutos por semanas) sin mayores riesgos de lesiones.


Hagamos de los ejercicios una actividad práctica y responsable. Mayor demanda no significa, necesariamente, mejores resultados. Es importante que conozcas tus límites según las sesiones de entrenamiento que te impongas. Paulatinamente las mismas pueden ir en aumento. Es por ello que se recomienda entrenamiento con un promedio semanal no mayores de 140 a 150 minutos. De ese modo tendrás la certeza de excelentes resultados.

Volver
Contenido relacionado