Consejos que pueden ayudar a motivar a los entrenadores de fútbol

Al igual que los jugadores pueden pasar por momentos difíciles durante la temporada, los entrenadores también pueden enfrentarse a situaciones complicadas que serán capaces de superar con trabajo y una serie de consejos.

Todos los jugadores de cualquier equipo de fútbol tienen durante la temporada momentos buenos y momentos no tan buenos o deseables. En este sentido, nos referimos a situaciones en las que técnicamente parece que se ha perdido la calidad o los conceptos adquiridos. En otras ocasiones, hay periodos en los que el aspecto a mejorar es el mental. Por los motivos que sean, parece que el jugador no está todo lo centrado que debería. Para reconducir la situación en ambos casos, el entrenador deberá ser capaz de entender el problema y buscar una solución lo más rápido posible y el propio jugador también deberá poner de su parte para reconducir la situación.


Además hay que tener en cuenta que los entrenadores y miembros del cuerpo técnico también pasan por momentos en los que parece que les cuesta transmitir los conocimientos o aspectos técnicos y tácticos. A pesar de que estas situaciones también pueden ser normales en cualquier equipo de fútbol, los entrenadores pueden sentirse solos en cierto modo y a pesar de que posiblemente tengan más experiencia en todos los sentidos, es un aspecto positivo recordar ciertos consejos que pueden motivarles y ayudarles a que la situación se normalice lo más rápido posible.


Consejos para movitar a los entrenadores


  • Ser paciente: a pesar de que la situación no sea favorable, un entrenador debe de tener paciencia con su propio trabajo y pensar que si siguen entrenando correctamente los resultados llegarán.
  • Creer en el trabajo: el esfuerzo no es negociable y por eso no se pueden bajar los brazos cuando las circunstancias no acompañen al equipo. El cuerpo técnico tiene que ser constante y creer en su propio trabajo y en sus métodos. De esta manera los jugadores lo percibirán y estarán más convencidos de continuar de la misma manera para seguir con una buena dinámica o para cambiarla en el caso de que sea negativa.
  • Confiar en el equipo: sin tener en cuenta la capacidad y las habilidades de los jugadores, el entrenador siempre debe confiar en el grupo y así lo tiene que transmitir. De este modo, los jugadores creerán más en ellos mismos y estarán mucho más convencidos.
  • Ser fiel a una filosofía: no tanto en la manera de jugar sino en el método de trabajo y en los valores a transmitir. A pesar de la situación, el equipo no puede percibir que el entrenador va cambiando de ideas drásticamente y sin ningún motivo de peso. Los jugadores tienen que creer en esa filosofía y por eso el cuerpo técnico ha de mostrarse invariable en los valores y hábitos que desea enseñar.


Por lo tanto, si el equipo está pasando por un momento complicado y difícil, el entrenador debe tener presente estos consejos o conductas anteriores porque de esta manera será más fácil que los resultados cambien. Y recordemos que en las edades más tempranas, los objetivos generales son siempre de carácter formativo. Por eso, si los jugadores van mejorando poco a poco en cada entrenamiento y adquiriendo ciertos valores básicos, las sensaciones deberían ser positivas porque significa que los objetivos fundamentales se están cumpliendo. Y en cuanto a los resultados, los entrenadores deben ser pacientes y pensar que al final llegarán.


Volver
Contenido relacionado