Claves para ser un mejor delantero

Como figura esencial dentro de un equipo de fútbol, el delantero no puede limitarse a esperar el balón y pensar que le será fácil marcar un gol. A continuación veremos un puntos clave que ayudarán a los arietes a ser más influyentes en el partido.

Aunque en muchas ocasiones basamos el rendimiento positivo o negativo de un delantero por sus estasísticas en cuanto a número de goles se refiere, no deberíamos obviar otros aspectos fundamentales asociados a su posición que pueden acabar definiendo o diferenciando a un buen delantero de uno imprescindible para un equipo de fútbol.


Los siguientes puntos clave o que podemos tener en cuenta en relación a un delantero, pueden ayudar no solamente a los propios atacantes sino que también servirán de preparación para los propios compañeros que ocupan otras posiciones o incluso para los rivales. Por ejemplo, si un defensa contrario tiene en cuenta los movimientos que puede hacer el delantero al que le toca cubrir, posiblemente tenga más opciones de salir ganando en los duelos individuales.


Un delantero total podría considerarse como el que es capaz de ejecutar con fluidez el remate a un toque, el que regala goles con el último pase, el que tiene facilidad para regatear al portero, el que siempre está en el momento y lugar adecuados, el que se desmarca correctamente, el buen cabeceador, el que sabe jugar de espaldas a portería, el que cae a cualquiera de las bandas o a la mediapunta indistintamente, el que necesita muy poco espacio para realizar un regate o un disparo a puerta... Si un delantero tuviera todas estas cualidades al mismo tiempo estaríamos ante el mejor delantero posible pero sabemos que es una circunstancia que no se puede dar y por eso nos encontramos con todo tipo de arietes. Además, en muchos equipos se juega con dos o tres delanteros precisamente por las diferentes características de cada uno de ellos.


Independientemente del tipo de delantero con el que nos encontremos, existen ciertas cuestiones que pueden trabajar todos y cada uno de ellos. La puntería, la variabilidad en el remate o la capacidad para intuir espacios favorables serán puntos clave a trabajar en los entrenamientos. También es importante tener en cuenta que la implicación defensiva de un delantero puede ser muy variable y abundante. Como primer defensor, su actitud puede ser más activa o menos a la hora de iniciar la presión en campo contrario y que también puede implicar una orientación u otra de los primeros pases del equipo rival.

Claves para mejorar como delantero

En función del tipo de delantero que tengamos en el equipo, potenciaremos en mayor medida unos u otros aspectos clave pero a continuación citamos algunas ideas que pueden ayudar a nuestros puntas a ser más completos además de los principios básicos a tener en cuenta como pueden ser trabajar para el equipo, ser un buen compañero o mejorar la fortaleza mental.


  • Potenciar constantes movimientos para no ser un delantero estático.
  • Potenciar las cualidades que uno ya tiene.
  • Potenciar los desmarques en el momento justo y en función del juego del equipo.
  • Potenciar una rápida definición.
  • Potenciar el juego de espaldas a portería a un toque.
  • Potenciar el forcejeo con los defensas rivales.
  • Potenciar la llegada a la línea de fondo.
Volver
Contenido relacionado