Cómo prevenir el burnout en entrenadores de fútbol base

El burnout es un síndrome muy limitante para los entrenadores que lo padecen. Esta es una condición que puede ser prevenida aplicando pequeños ajustes.

En profesiones y actividades de estrés y presión en las que hay que controlar varios factores es a veces común abrumarse. El papel de entrenador se presta a estas situaciones, siendo un rol que frecuentemente se enfrenta al burnout. Sin embargo, existen pautas y estrategias para prevenirlo.

¿Qué es el burnout?

El término burnout podría traducirse literalmente como “quemado”, pero en el ámbito médico se refiere a una sensación muy fuerte de agotamiento. Uno de los primeros especialistas en definir este síndrome fue el psicólogo Feudenberger en 1974. Él lo definió como unos síntomas de excesiva fatiga ante exigencias tanto físicas como psíquicas.


En fútbol, es común encontrar características depresivas derivadas de la dificultad de ganar partidos. Los profesionales del área deportiva caen en el burnout debido al estrés generado por competiciones importantes y el sobreentrenamiento. Pero también es preciso acotar que puede aparecer por el aburrimiento derivado de la monotonía.

Prevención del burnout en entrenadores de fútbol base

Los entrenadores de fútbol base son propensos a llegar al burnout porque los niños y jóvenes suelen tener una energía desbordante que a veces es dificil encauzar. Por tanto, el especialista debe tener en cuenta algunas técnicas que podrían reducir el riesgo de abrumarse:

  • Establecer metas cortas: uno de los factores que aumenta la presión psicológica es no ver resultados positivos en el desarrollo del aprendizaje. Esto sucede a razón de colocar metas para alcanzar en un periodo muy extenso. De modo que poner objetivos a corto plazo ayuda a hacer más notorio el resultado del esfuerzo.
  • Hacer cambios de rutina: el burnout se fomenta en aquellos ambientes donde no hay novedad. La psique empieza a generar mecanismos evasivos para no realizar las actividades diarias. Por ende, el entrenador debe incluir ejercicios y dinámicas que reaviven su motivación por el trabajo con el equipo.
  • Fijar límites: es importante que el instructor sepa hasta donde llevar la exigencia en los entrenamientos. Esforzarse hasta rebasar los límites psicofísicos puede traer consecuencias a causa del cansancio acumulado.
  • Controlar la energía de los niños: si los pequeños tienen mucho entusiasmo el entrenador debe buscar mecanismos para canalizar esa energía. Con frecuencia, dar instrucciones sobre un nuevo ejercicio, prometer un partido al finalizar el entrenamiento y las dinámicas grupales ayudan a regular el ímpetu.

¿Cómo identificar el burnout?

El burnout puede manifestarse de diferentes formas. A continuación enumeramos las características más comunes.

1. Síntomas físicos

  • Dolores crónicos en los músculos y articulaciones
  • Falta de apetito y anemia
  • Descontrol en la presión sanguínea
  • Taquicardias continuas
  • Insomnio
  • Defensas bajas

2. Síntomas psicológicos

  • Falta de confianza y frustración
  • Ataques de pánico
  • Falta de concentración
  • Ansiedad e irritabilidad
  • Desmotivación

 

Los entrenadores de equipos de fútbol base deben poner especial cuidado a su bienestar físico y mental. Los requerimientos diarios presentan un mayor desafío al tener que manejar el comportamiento de niños y adolescentes. En caso de que el trabajo empiece a ponerse difícil es recomendable tomarse un descanso en el tiempo libre para reflexionar y reorganizarse. Si los síntomas persisten, acudir a un psicólogo deportivo puede ser de gran ayuda. 

Volver
Contenido relacionado