Cómo preparar una buena charla antes de un partido de fútbol?

Ser capaz de transmitir las ideas y conceptos fundamentales para disputar un partido sin excederse y conseguir motivar a nuestro equipo, es una habilidad a potenciar y que los entrenadores irán adquiriendo con el paso de los años.

En su día hablamos de la comunicación entre el cuerpo técnico y los jugadores de un equipo de fútbol y vimos los aspectos básicos a tener en cuenta para que el mensaje acabe llegando a la plantilla como la sencillez, el enfoque o el contenido. En esta ocasión, nos centraremos en la charla previa a los partidos y en su capacidad para provocar que un equipo salga al partido motivado y con las ideas lo más claras posible o por el contrario, que entre al terreno de juego con demasiada información o con una sensación menos favorable de la deseada.


Los instantes previos a los partidos suelen ser momentos de cierto nerviosismo y tensión y normalmente todos los miembros del equipo quieren que pasen lo más rápido posible. Los jugadores titulares están deseando saltar al campo, los que empiezan en el banquillo quizás no tiene mucho ánimo para una larga charla y los miembros del cuerpo técnico tienen ganas de ver si lo entrenado durante la semana se puede poner en práctica. 


Los entrenadores deben ser capaces de gestionar no solamente la propia charla sino que también los momentos previos a la misma. Si no organizan bien los momentos preliminares, es probable que el objetivo de la conversación no se consiga. 


Un buen punto de partida para preparar una entrada al partido adecuada, es convocar al equipo entre una hora y una hora y media antes del partido en función de si el partido es en casa o a domicilio. Unos minutos después, los jugadores deben entrar en el vestuario y es aconsejable darles un cuarto de hora para que vayan cambiándose mientras cambian el chip y se van concentrando. Una vez los jugadores están preparados, dará comienzo la charla. En este punto, es importante comentar que los entrenadores no pueden pretender transmitir toda la información de la semana en la charla pre-partido, por lo que un hábito a potenciar por su parte es aprender a gestionar la comunicacion durante los entrenamientos.


Los mensajes deben ser breves, claros y precisos buscando que la plantilla no desconecte y que pueda captar lo que se le quiere transmitir intentando no improvisar ni inventar sobre la marcha porque se corre el risgo de que la chalra acabe siendo más perjudicial que beneficiosa.

Estructura de una charla pre-partido


  • Entrada al vestuario: como decíamos antes, unos diez minutos después de la entrada en el vestuario y después de unos momentos de relajación, daremos la alineación con los jugadores que saldrán de titulares.
  • Inicio de la charla: la parte inicial es muy breve, y durante dos o tres minutos en entrenador intentará transmitir la idea de la importancia del partido y de la necesaria concentración desde ese mismo instante hasta el pitido final.
  • Aspectos del rival: es aconsejable también para las categorías iniciales, conocer en cierta medida a nuestro rival y en cinco minutos aproximadamente se recordarán los aspectos tácticos fundamentales y otros a tener en cuenta que pueden influir en el partido.
  • Aspectos propios: para contrarrestar los aspectos anteriores y para potenciar las virtudes del equipo, se analizarán brevemente los objetivos individuales y colectivos y se recordarán los aspectos tácticos y técnicos a poner en práctica durante otros cinco minutos.
  • Fase motivacional: en los últimos dos o tres minutos de la charla, es importante que los entrenadores motiven al equipo transmitiendo seguridad y confianza a la plantilla para que independientemente de ciertas situaciones del partido o factores técnicos, tengan opciones de jugar bien y conseguir los objetivos.


Por lo tanto, una buena charla y una adecuada organización de la misma puede ayudar al equipo a entrar mejor en el partido. Si es una continuación del mensaje transmitido durante los entrenamientos de la semana, breve pero con fundamento y con ese punto de motivación necesaria, estaremos consiguiendo realizar una parte muy importante de la formación de nuestros jugadores.

Volver
Contenido relacionado