Cómo podemos ganarnos el respeto de la plantilla?

Ganarse la estimación y el respeto de la plantilla es un aspecto básico para que un entrenador pueda transmitir los conocimientos de manera adecuada. Para ello, el cuerpo técnico deber tener paciencia y potenciar día a día ciertos hábitos.

Un requisito prácticamente fundamental para poder ser un buen entrenador y ser capaz de transmitir los conocimientos a los jugadores, es conseguir el respeto y la admiración de la plantilla. Si no se posee cierta reputación, será necesario que el cuerpo técnico demuestre mucha paciencia en el trabajo diario y promueva una serie de hábitos básicos con los que será muy factible alcanzar este requisito básico.


Una plantilla que respete a su entrenador, creerá en él y en los miembros del cuerpo técnico y estará motivado para seguir progresando en cada entrenamiento. Y probablemente, si el entrenador ha conseguido que los jugadores le tengan esa estima, otros aspectos necesarios como la cohesión del grupo o el respeto entre los miembros del equipo, se conseguirán con más facilidad.


Hábitos para conseguir el respeto de los jugadores


  • Credibilidad: un entrenador debe ser creible y seguir unos criterios constantes durante la temporada. Si los métodos o pautas van cambiando si ninguna razón lógica, el entrenador perderá credibilidad y al final posiblemente el respeto de la plantilla.


  • Justicia: un cuerpo técnico debe ser neutral e imparcial con sus jugadores y exigir a la plantilla las mismas exigencias de convivencia. Las condiciones técnicas probablemente puedan ser diferentes pero siempre bajo un mismo parámetro.


  • Argumentos: el cuerpo técnico debe tener argumentos sólidos, creíbles y razonables. Si no existe fundamento en la toma de decisiones, el respeto es difícil de conseguir.


  • Ejemplo: la mejor manera de poseer la estima de la plantilla es enseñar con el ejemplo. De esta manera, casi sin darse cuenta, el cuerpo técnico conseguirá el respeto de sus jugadores y que estos actúen igual con el resto de compañeros.


  • Aspectos positivos: centrarse en las cosas buenas es fundamental para motivar a los jugadores. Cuando en la plantilla se genere esa motivación, será más factible que los jugadores respeten al entrenador.


  • Comunicación: una comunicación adecuada es imprescindible. Además de hacerlo con respeto, hay que saber a quién decir las cosas, cuándo comunicarlas, la manera de hacerlo... 
Volver
Contenido relacionado