Cómo podemos ayudar a nuestro portero técnica y mentalmente?

Es importante tener presente que la figura del portero requiere en muchas ocasiones un tratamiento específico por parte de los entrenadores. Al ser una posición un tanto solitaria, el cuerpo técnico debe potenciar ciertos hábitos para tener en el equipo un portero mentalmente fuerte.

En un artículo anterior ya analizamos brevemente la posición del portero en un equipo de fútbol y la particularidad que tiene esta función en concreto. Teniendo en cuenta que es muy importante transmitir a nuestros porteros la idea de que deberían tener mucha más influencia en el juego de lo que a simple vista puede parecer, los entrenadores e incluso el resto de compañeros debe tener presente las características de esta peculiar posición. Por eso, y aunque los porteros son un jugador más de la plantilla en líneas generales, el cuerpo técnico debe trabajar mucho el tipo de ejercicios que les plantean en los entrenamientos y el aspecto psicológico y mental de sus guardametas.


El portero debe sentirse valorado y por ese motivo debe tener tareas explícitamente pensadas para él. No se pueden organizar los entrenamientos y situar al portero en los ejercicios como uno más dando la sensación de que está de relleno porque no sabemos que hacer con él. Ejercicios específicos y ayudas motivacionales provocarán que nuestro portero mejore constantemente y adquiera una suficiente fuerza mental.

Ejercicios para mejorar la técnica y táctica de los porteros

Además de que implicará un beneficio colectivo, preparar entrenamientos específicos para el portero ayudarán a que mejore cada semana y el equipo vaya siendo mas completo. En ese sentido, veremos unos ejemplos de prácticas que se pueden plantear:


  • Ejercicio 1: el portero que trabaja, lanza una pelota de tenis hacia arriba. En ese mismo instante, un compañero le lanza un balón para que realize un blocaje frontal y la devuelva. Después, recoge la pelota de tenis y la pasa a otro compañero. Inmediatamente después, recibe un disparo lateral con el objetivo de realizar un despeje también lateral. Para acabar, se levantará rápidamente y despejará de puños un último balón. En este ejercicio tiene un trabajo coordinativo y se practicará el bloqueo frontal, el despeje de puños y el desvío lateral entre otros aspectos, lo que implica que es un ejercicio bastante completo.
  • Ejercicio 2: la segunda opción es un ejercicio un poco más competitivo en el que se trabajarán aspectos como el desplazamiento, la coordinación o el blocaje raso: Dos porteros se sitúan en un lateral del área pequeña y tras una señal del entrenador, saltan para chocar con las manos y cada uno comienza su tarea: uno de ellos se desplaza unos metros más y realiza saltos llevando las rodillas al pecho. Después se coloca en una pequeña portería situada delante y realiza un blocaje frontal ante un tiro raso para luego hacer un pase a otro compañero de la frontal del área grande que finalizará con tiro a puerta. Después del salto inicial, el otro portero se desplazará al lado contrario para ejercitarse en una escalera de frecuencia y tres saltos de valla. Cuando acabe, se colocará en la portería para recibir el disparo frontal.


Hábitos para fortalecer la mentalidad de los porteros

Una buena conducta para mejorar a nuestros porteros es trabajar también el aspecto psicológico de los mismos. Los entrenadores deberán potenciar el desarrollo de unas competencias específicas de sus porteros:


  • Mantener la atención para leer el juego sin participar en él
  • Entender su soledad dentro del trabajo del equipo
  • Liderar desde la portería
  • Contagiar seguridad
  • Aceptar la posibilidad de cometer un error
  • Potenciar el autocontrol emocional
Volver
Contenido relacionado