Análisis de las posiciones en el fútbol base: los delanteros, sus goles y otras acciones a tener en cuenta

Continuando con el estudio de las diferentes posiciones que encontramos en cualquier equipo de fútbol, en esta ocasión nos centraremos en los delanteros y en diversas acciones alternativas al gol.

La semana pasada hablamos de la relevancia que conlleva para el devenir del juego la posición que ocupan los centrocampistas dentro de un equipo de fútbol. Entendemos esa posición como una de las fundamentales dentro de las distintas estrategias que puede seguir un equipo, pero teóricamente los jugadores del centro del campo tienen como objetivo principal proporcionar distintas opciones a los delanteros para que acaben las jugadas procurando marcar un gol. Por eso, si los delanteros están efectivos de cara a portería, pueden reducir o eliminar algunas deficiencias que se pueden estar cometiendo durante el partido.


De todos modos, no podemos olvidar que los delanteros tienen la opción de realizar muchas otras acciones que pueden no ser tan visibles o reconocibles durante el juego como marcar un gol, pero que pueden acabar siendo igual o incluso más importantes que un gol en un determinado momento del partido. Lo más probable es que este tipo de acciones alternativas ocurran en las jugadas de ataque, pero también veremos que hay ciertos movimientos que los delanteros tienen que ejercer cuando el equipo contrario empieza una jugada ofensiva.


Los delanteros

Del mismo modo que en las otras posiciones, nos podemos encontrar con diversos tipos de delantero: el que juega mucho de espaldas a portería, el que se caracteriza por ser un rematador, el que tiene un poco más de técnica y baja mucho a recibir y a construir, etc. A pesar de estas diferencias, todos los delanteros deben tener en mente los hábitos de los que hablaremos a continuación.


Aspectos defensivos


  • Presión: en jugadas defensivas, los delanteros son los encargados de empezar con la presión al equipo rival. Lo importante en estas acciones es que no pueden realizar la presión sin tener claros los objetivos defensivos. No pueden ser los únicos que presionen porque dejarán un gran espacio con los mediocentros que podrá aprovechar el rival teniendo más facilidad para avanzar. Por lo tanto, tienen que iniciar una presión lógica cuando conviene.
  • Basculación inicial: como decíamos antes, los delanteros inician las labores defensivas del equipo, y por eso son muy importantes sus movimientos de basculación. Si por ejemplo no se está realizando una presión excesivamente intensa, los delanteros deben bascular en la medida de lo posible para dificultar el inicio de la jugada del equipo contrario.


Aspectos ofensivos


  • Dar opciones de pase: los delanteros tienen la obligación de realizar continuamente movimientos de apoyo para dar distintas alternativas de pase a los mediocentros o a los otros delanteros. Quizás ellos no acaban la jugada pero han participado en la misma dando el último pase.
  • Movimientos de desmarque: también deben efectuar movimientos de desmarque porque aunque no reciban el balón pueden provocar el movimiento de un defensa y crear un espacio o una opción para un compañero.
  • Acabar jugadas: aunque es una característica innata de muchos delanteros, es bueno recordar que es fundamental intentar acabar las jugadas. Si desgraciadamente no acaba en gol, el finalizar la jugada puede ayudar al equipo a recuperar la posición evitando un rápido contragolpe provocando también cierto temor en el rival si se van sumando ocasiones.
  • Asegurar los goles: es primordial no fallar un gol por intentar hacerlo bonito o para que marque un jugador en concreto. En el fútbol toda situación puede cambiar en un minuto y es necesario inculcar en todos los delanteros el hábito de intentar asegurar los goles en la medida de lo posible. Además, según la actitud que se tenga al intentar marcar ciertos goles, puede interpretarse como una falta de respeto hacia el rival que siempre se debería evitar independientemente de la situación. 



Sabemos que los delanteros pueden decidir muchos partidos a nuestro favor y pueden ayudar a reducir el impacto negativo del resultado de un partido (recordemos que lo importante no es ganar 1-0 y de cualquier manera sino divertirse y aprender intentando ganar). Si además de potenciar las cualidades técnicas y tácticas ofensivas de nuestros delanteros, procuramos que tengan ciertos hábitos en labores defensivas, tendremos jugadores mucho más completos y concienciados en el trabajo en equipo.



Volver
Contenido relacionado