Análisis de las posiciones en el fútbol base: el portero y la singularidad de su posición

El portero, y más en el fútbol base, es una de las posiciones más relevantes para un equipo en la que el aspecto mental del jugador juega un papel casi tan importante como los aspectos futbolísticos.

Dentro de los breves análisis en relación a las posiciones en el fútbol base, hemos dejado para el final el artículo sobre el portero y las especiales circunstancias que rodean a esta posición tan importante para un equipo. Cuando hablamos del portero, hemos de tener en cuenta que es la posición más visible dentro de un equipo y la que quizás tiene menos apoyos en cuanto al aspecto mental se refiere. El que ocupa esta posición se puede sentir solo en ciertas ocasiones y por eso además de la perspectiva futbolística, los entrenadores deben mostrar una cierta comprensión adicional y una forma especial de comunicación y relación. Esto adquiere una especial condición cuando se trata de equipos muy jóvenes en los que los niños y niñas pueden acabar sufriendo en cierto modo cuando ocupan la posición de portero.


Poniendo especial atención al aspecto mental, también se puede entrenar de manera considerable toda la vertiente técnica y táctica. Al igual que en las otras posiciones, tener a un portero con capacidades adicionales para poder influir en cierta manera en el juego del equipo, ofrecerá más alternativas para las situaciones de partido. Y sabiendo que es muy importante que los porteros tengan sus propios ejercicios y entrenamientos, analizaremos brevemente los aspectos estratégicos a tener en cuenta.


Aspectos defensivos

  • Atención a las salidas: por alto es básico que el portero controle los tiempos y calcule que podrá despejar el balón. En cuanto a las salidas para adelante, debe intentar ocupar el máximo espacio posible para quitar ángulo al rival pero sin salir demasiado pronto.
  • Despejar hacia los lados: el portero debe procurar no despejar el balón hacia el centro para evitar posibles segundas jugadas rápidas. De esta manera el equipo también podrá organizarse posicionalmente y defender estas segundas jugadas con mayor seguridad.
  • Ser dueño del área: cualquier portero debe ser el amo y señor de su área. Su compañeros han de obedecer sus indicaciones y el equipo rival tiene que notar esa seguridad. El portero lo puede mostrar con sus acciones y también con su comunicación con el resto del equipo. Además prácticamente cualquier contacto con el portero en el área pequeña será falta, por lo que el portero juega con cierta ventaja en esas situaciones.


Aspectos ofensivos

  • Jugar fácil: normalmente jugará lo más sencillo posible con sus defensas. Ellos ya se encargarán de mover el balón a los centrocampistas. Lógicamente cuando debido a la presión del rival, el portero no pueda jugar con la defensa, realizará un pase en largo normalmente orientado hacia las bandas. El jugar fácil implicará en muchas ocasiones no arriesgar en exceso.
  • Estar situado fuera del área: cuando el equipo está atacando, es importante que el portero esté situado fuera del área. Puede que así esté más implicado en el juego y pueda participar en la jugada como otro jugador más o salir rápido a cortar un balón.



Entender la posición y la situación del portero no es nada fácil y más todavía si nunca se ha estado en esa tesitura. Por eso, y especialmente con equipos de iniciación, se tiene que ir con mucho cuidado y se debe poner especial atención al estado de ánimo de los porteros. Se les debe mostrar confianza y así ellos irán mejorando día a día y disfrutando cada vez más de esta esencial posición.




Volver
Contenido relacionado