Acciones no futbolísticas a potenciar durante los partidos

Hay una serie de hábitos básicos que tenemos que inculcar a los jugadores desde el inicio de la etapa formativa. Se volverán imprescindibles y les ayudarán a ser mejores jugadores.

Durante los entrenamientos de la semana normalmente se practican aspectos puramente técnicos o tácticos relacionados con la precisión del pase, el disparo a puerta, la presión adelantada o la estrategia en los saques de esquina. Es verdad que hay acciones que podrían considerarse innatas asociadas a la práctica del fútbol y que se llevan a cabo durante los entrenamientos y lógicamente, también durante los partidos. Estas acciones son las que hemos de potenciar de la misma manera que cualquier otro aspecto puramente futbolístico.


Acciones a potenciar

Como decíamos antes, el siguiente conjunto de acciones también se practica durante cada entrenamiento semanal, pero quizás adquieren más importancia durante el transcurso de los partidos:


- hablar con los compañeros: este hábito podríamos catalogarlo incluso de imprescindible. Los integrantes del equipo tienen que hablarse constantemente para informarse de lo que está pasando: avisar de que un rival se acerca por detrás, de que se está solo para recibir un pase, de que un delantero está detrás de nuestro defensa, etc. En este sentido tambiés es bueno hablar con el resto del equipo para motivar cuando se ha fallado un pase o un gol, para repasar aspectos tácticos...


- control constante de la posición en el campo: para todas las posiciónes en el campo, incluso para el portero, se necesita saber constantemente la situación concreta en un momento determinado del partido. Saber lo que están haciendo los rivales o lo que

pueden hacer y también lo mismo con los compañeros para intentar anticiparnos y ser más eficaces.


- no quejarse al árbitro ni a los compañeros: aunque hemos dicho que deberíamos hablar constantemente con el compañero para tener un cierto dominio de las situaciones de partido, esto no implica que tengamos que quejarnos al compañero o al árbitro. Hacerlo no ayudará en nada al equipo e incluso puede perjudicarnos. Como entrenadores y formadores, tenemos la obligación de inculcar este hábito a nuestros jugadores desde que empiezan a jugar a fútbol.



Seguramente hay muchos más hábitos a tener en cuenta durante cada partido o ejercicio pero quizás son estos los más básicos y fundamentales. Tienen que convertirse en métodos imprescindibles para cualquier entrenamiento, partido, ejercicio, estrategia, etc. Si los añadimos a las mejoras técnicas y tácticas que la plantilla va adquiriendo, los objetivos del equipo seguro que se conseguirán con más facilidad.

Volver
Contenido relacionado